El presidente Andrés López reiteró hoy que su gobierno solo ordenaría investigaciones contra exmandatarios de México si en una consulta popular la gente así lo pidiera, pero aclaró que él votaría por poner punto final al tema porque no quiere “empantanarse”.

En su conferencia de prensa matutina, dijo que está concentrado en sentar las bases para la “transformación del país” y acabar con la “noche oscura del neoliberalismo” y por eso no le da tanta importancia al tema.

No hay ninguna investigación en curso. Hay procesos que se estaban tramitando, procesos judiciales, y aparejados a esos procesos aparecen declaraciones o solicitudes para que declaren expresidentes, pero eso lo definen en este caso en la Fiscalía” General de la República, señaló.

Muestra presunta cámara, afirma que lo “espiaban”

Por otro lado, López mostró hoy la supuesta cámara de espionaje hallada en Palacio Nacional, pero reiteró que no pedirá investigaciones porque prefiere seguir concentrado “en sacar adelante al país“.

Pidió a su coordinador de Comunicación Social y exdirector del pasquín Regeneración, Jesús Ramírez, ir al despacho presidencial por el pequeño dispositivo y lo mostró ante reporteros y fotógrafos.

Reveló que no fue hallada en una sala de juntas, sino en lo que era el comedor. “Ahí hemos tenido reuniones con gobernadores, con empresarios, yo he publicado algunas imágenes sobre este salón“, explicó el mandatario.

López recalcó que no presentará denuncias sobre el hallazgo “porque no hay paranoia, el que lucha por la justicia no tiene nada que temer, nada más que se se quedaron algunos con las malas mañas de estar espiando“.

Recordó que al asumir la presidencia se comprometió a que el gobierno “ya no intervenga teléfonos, que ya no haya lo que nosotros sufrimos cuando estábamos en la oposición, ni para periodistas ni para opositores, eso está garantizado“.

En tono de broma, admitió que la cámara espía “puede ser de gente de fuera, pero para qué nos ‘metemos en honduras’“.

“No tengo problemas de salud”

Por último, López afirmó que se encuentra en el momento más feliz de su vida y “que mientras viva” cumplirá con la responsabilidad que le confirió “el pueblo de México en las urnas“.

Con ello, pidió que “no hay que hacer mucho caso a esas cosas”.

Estoy al 100, estoy muy bien de salud, afortunadamente, no tengo problemas de salud. Todo mundo sabe, soy hipertenso, me dio un infarto, me atendieron bien. Tomo mis medicinas conforme a lo que el médico me indica y me siento muy bien gozo de cabal salud”, expresó.

En rueda de prensa en Palacio Nacional, López Obrador comentó que “es una dicha enorme, es uno de los momentos más felices de mi vida el que estoy viviendo porque me permite servirle a los demás, luchar en pos de otros es la aplicación del amor al prójimo“.