El gobierno interino de Bolivia expulsó a la embajadora de México, María Teresa Mercado, así como a la encargada de Negocios y al cónsul de España, en una escalada del incidente en el que estuvieron involucrados diplomáticos españoles en la delegación mexicana en La Paz.

La presidenta, Jeanine Áñez, dio 72 horas a la diplomática mexicana para abandonar el país.

El gobierno constitucional que presido ha decidido declarar personas ‘no gratas’ a la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado, a la encargada de Negocios de España en Bolivia, Cristina Borreguero, al cónsul, Álvaro Fernández y al grupo de presuntamente diplomáticos encapuchados y armados“, dijo Áñez.

Este grupo de representantes de los Gobiernos de México y España ha lesionado gravemente la soberanía del pueblo y del Gobierno constitucional de Bolivia“, agregó la presidenta.

Tras este hecho, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) instruyó a la embajadora a regresar a México para “salvaguardar su integridad”.

El gobierno de México toma nota de la comunicación por la que se declara persona non grata a la embajadora María Teresa Mercado. La Secretaría de Relaciones Exteriores ha instruido a la embajadora Mercado a regresar a México con el fin de resguardar su seguridad e integridad“, señaló en un comunicado.

Agregó que “la Embajada de México en Bolivia quedará a cargo de Ana Luisa Vallejo, actual jefa de Cancillería de la Misión. Nuestra representación continuará operando con normalidad tras este movimiento“.

El gobierno de México confirma que el actuar de nuestra embajadora, quién ingresó al Servicio Exterior Mexicano en 1982 y ha obtenido condecoraciones de naciones como Dinamarca y Países Bajos, siempre cumplió con los principios de política exterior consagrados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en el Derecho Internacional“, señaló.