Estados Unidos llevó a cabo la semana pasada una operación secreta en Yemen que apuntó a otro oficial militar iraní además de Qassem Soleimani, pero no logró matarlo, dijeron a la agencia Reuters dos funcionarios de Washington este viernes.

El ataque se llevó a cabo el mismo día en que Estados Unidos mató al general Soleimani en un ataque con drones en Bagdad, señalaron las fuentes, que pidieron el anonimato.

El momento podría sugerir que Estados Unidos había tratado de eliminar una franja más amplia del liderazgo militar iraní cuando mató a Soleimani, citando una amenaza inminente de su parte.

El Pentágono no se pronunció sobre el reporte del ataque fallido en Yemen.

Una de las fuentes identificó al blanco como Abdul Reza Shahlai, un oficial de alto rango de la fuerza de élite Quds de la Guardia Revolucionaria, la unidad a cargo de las operaciones en el extranjero que había sido dirigida por Soleimani.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos dice que Shahlai tenía su base en Yemen y lo acusó de “una larga historia de atacar a estadounidenses y aliados del país a nivel mundial“.

Estados Unidos lo acusó de coordinar un complot fallido en 2011 para asesinar al embajador de Arabia Saudita en el país.

Soleimani forjó una esfera de influencia iraní que atraviesa Siria, Líbano, Irak y Yemen, desafiando a su rival regional Arabia Saudita, así como a Estados Unidos e Israel.

En represalia por la muerte de Soleimani, Irán disparó misiles el miércoles contra bases en Irak donde estaban estacionadas tropas estadounidenses.