El gobierno de Venezuela subió el salario mínimo a 250 mil bolívares (3.71 dólares), al tipo de cambio oficial vigente, en una economía que desde hace dos años sufre una hiperinflación que destruye el valor de la moneda local.

El alza de un 66.66 por ciento rige desde el 1 de enero y se le suma un aumento de un 33.33 por ciento del bono de alimentación a 200 mil bolívares.

#ClaseObreraResteadaConMaduro“, escribió el exministro y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, Francisco Torrealba, en un tuit, citado por el ministerio de Comunicación e Información.

El funcionario colgó en Twitter los decretos presidenciales publicados en la gaceta extraordinaria del 9 de enero de 2020.

El nuevo salario alcanza para comprar un cartón de huevos y unos 100 gramos de queso blanco fresco o un poco más de un kilo de carne.

La inflación anualizada de Venezuela a noviembre fue de 13.476 por ciento, según datos del Congreso. El último informe del Banco Central a septiembre de 2019 mostró un alza de precios acumulada de un 4 mil 679.5 por ciento.

La oposición y analistas acusan al gobierno del dictador Nicolás Maduro de ser el responsable de la peor crisis económica en la historia del país con las mayores reservas de crudo del planeta. El líder de izquierda atribuye los males de la economía a las sanciones de Estados Unidos.