El gobierno de México extraditó a Estados Unidos a ocho presuntos narcotraficantes pertenecientes a altos mandos de diferentes cárteles mexicanos, informó este lunes la Fiscalía General de la República (FGR).

En una acción coordinada y de manera simultánea, la Fiscalía General de la República (FGR) entregó en extradición a ocho hombres requeridos por autoridades de los Estados Unidos de América, en cumplimiento al Tratado de Extradición firmado entre México y aquel país“, detalló la institución en un comunicado.

Los ocho presuntos narcotraficantes, capturados en territorio mexicano, fueron enviados a Estados Unidos desde el aeropuerto de Toluca, luego de que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) autorizara la extradición.

Medios locales identificaron a los presuntos delincuentes como altos mandos del Cártel del Golfo, el Cártel de Juárez, la Línea, los Zetas y los Laredo.

La Fiscalía mexicana informó que Gilberto “B”, Roberto “A”, Luis “V”, Ismael “L” y Pedro “S” fueron requeridos por cortes federales de Columbia, Texas, Nuevo México y Pensilvania que los acusan de traficar con drogas.

Por su parte, Jorge “G” está acusado por una corte de California por su probable responsabilidad en tráfico de drogas y narcotráfico, mientras que Benjamín “V” fue requerido por una corte de Texas por presunto lavado de dinero y posesión de armas de fuego.

Asimismo, William “T” fue extraditado a Estados Unidos, donde una corte de Texas busca procesarlo por tráfico de drogas y lavado de dinero.

Joaquín El Chapo Guzmán, quien fue extraditado a Estados Unidos en 2016, fue condenado a cadena perpetua por un jurado de Nueva York que lo declaró culpable de 10 cargos, incluida la participación en una empresa criminal continuada y tráfico de drogas, entre otros y sentenciado a cadena perpetua.

El gobierno de Andrés López llevó a cabo el pasado octubre un operativo fallido de captura contra Ovidio Guzmán, hijo del Chapo, quien fue liberado luego de que sicarios del Cártel de Sinaloa sitiaran Culiacán. EFE