El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, dijo hoy que el tiroteo realizado en diciembre por un piloto saudí en una base de la Armada en Pensacola, en el estado sudoriental de Florida, fue “un acto de terrorismo“.

La evidencia demuestra que el tirador, el subteniente Mohammed Saeed Alshamrani, de la Real Fuerza Aérea Saudí, estuvo motivado por una “ideología yihadista“, dijo Barr en una conferencia de prensa sobre los hallazgos de la investigación del tiroteo ocurrido el 6 de diciembre de 2019 en la estación aérea naval de Pensacola.

El reino de Arabia Saudí brindó completo y total apoyo a nuestra investigación antiterrorismo y ordenó a todos los cadetes saudíes cooperar plenamente”, dijo Barr.

Barr añadió que 21 cadetes saudíes fueron dados de baja del programa de entrenamiento en el ejército estadounidense y regresarán hoy a Arabia Saudí.