El presidente de China, Xi Jinping, dijo el sábado que la expansión acelerada del coronavirus constituye una situación grave, al tiempo que las ciudades desde el centro del país hasta Hong Kong tomaban medidas para detener un brote que ha infectado a más de mil 200 personas y matado a 41.

El presidente Xi Jinping, cuyas declaraciones fueron reproducidas por la emisora estatal CCTV, habló en una reunión de dirigentes del Partido Comunista en la festividad del Año Nuevo Lunar.

Se ha ordenado a las agencias de viaje que detengan todos los tours en grupo, informó la Asociación China de Servicios de Viaje. Los turistas chinos viajan por el país y al exterior durante el Año Nuevo.

La ciudad de Wuhan, que está en cuarentena por ser el epicentro del coronavirus, prohibió el sábado la circulación de casi todos los vehículos por el centro, y Hong Kong dijo que cerrará las escuelas durante dos semanas, en un intento de las autoridades por limitar la propagación de la enfermedad.

El gobierno de Hong Kong catalogó el brote como una emergencia y cerrará las escuelas de primaria y secundaria dos semanas más, cuando termínenlas vacaciones del Año Nuevo Lunar, explicó la jefa ejecutiva de la ciudad semiautónoma china, Carrie Lam. Los centros educativos reabrirán el 17 de febrero.

Además, Hong Kong impedirá la llegada de trenes y vuelos directos procedentes de Wuhan, agregó. El brote comenzó en esa ciudad del centro de China y se expandió tanto al resto del país como al extranjero, gracias en parte a los millones de desplazamientos durante el feriado más importante del año.

La gran mayoría de los contagios y las muertes se registraron en la China continental, pero siguen apareciendo nuevos casos. Australia y Malaysia reportaron sus primeros pacientes el sábado y Japón, el tercero. Francia anunció el viernes tres casos en la primera vez que aparece esta dolencia en Europa. Y Estados Unidos identificó el segundo, una mujer de Chicago que fue hospitalizada tras regresar de China.

El nuevo virus procede de la familia de los coronavirus, y algunos causan solo patologías similares al resfriado. El de Wuhan provoca síntomas parecidos a los de un resfriado o una gripe, con tos y fiebre y, en los casos más graves, problemas respiratorios. Puede agravarse y derivar en una neumonía, que podría ser letal.

China suspendió el transporte a la ciudad el miércoles, incluyendo trenes y aviones, además del transporte público dentro de la urbe, e impuso medidas similares de aislamiento en 16 ciudades próximas que, en total, suman 50 millones de habitantes, más que Nueva York, Londres, París y Moscú juntas.

Las ciudades de Yichang, Suizhou y Jingzhou fueron las últimas en entrar en la lista de cuarentena el viernes en la noche y el sábado.

Wuhan fue un paso más allá el sábado al anunciar que prohíbe la circulación de todo tipo de vehículos en el centro a partir de la medianoche, según reportaron medios estatales. Los únicos autorizados serán los utilizados distribuir productos básicos o cubrir otras necesidades, agregaron.

La ciudad, donde viven 11 millones de personas, asignarán 6.000 taxis a diferentes vecindarios, que están gestionados por comités de residentes, para ayudar en los desplazamientos si fuese necesario, explicó el diario chino de habla inglesa China Daily.

El principal feriado del país, el Año Nuevo Lunar, comenzó a la sombra del preocupante nuevo virus. Las autoridades cancelaron una serie de actos previstos para el aniversario y cerraron el acceso a lugares de interés turístico y salas de cine.

La Comisión Nacional de Salud reportó el sábado un fuerte aumento en el número de infectados, con 1.287 casos y 41 fallecimientos. El conteo abarca 29 provincias del país e incluye 237 enfermos en condición grave. Los 41 decesos se produjeron en China: 39 en la provincia de Hubei, uno en Hebei y uno en Heilongjiang.

FOTOAP
COMPARTIR