El líder opositor de Venezuela, Juan Guaidó, anunció que se prepara para emprender una nueva escalada de presiones contra el dictador Nicolás Maduro.

Anticipó nuevas sanciones internacionales a los que calificó como “criminales y todos los que respaldan la dictadura” e indicó que la oposición convocará próximamente a más acciones en las calles para elevar las presiones internas contra Maduro y retomar el control del Palacio Legislativo que perdió en enero luego que las fuerzas de seguridad les bloquearon el paso y se instaló una directiva paralela en el Congreso.

Durante el 2019 la oposición recurrió a las sanciones económicas de Estados Unidos y movilizaciones callejeras para forzar el derrocamiento del sátrapa izquierdista quien, empero, logró superar las presiones internas y externas gracias en parte al respaldo del alto mando militar y el apoyo de los gobiernos de Rusia, China, Turquía y Cuba.

Desde una plaza de la barriada capitalina de Chacao, donde la mayoría opositora de la Asamblea Nacional realizó el miércoles su sesión semanal, el jefe del Legislativo condenó la detención y desaparición de su tío Juan José Márquez, quien lo acompañó en el vuelo comercial que tomó desde Lisboa para retornar al país y dijo a la prensa que “las amenazas no nos han detenido ni nos van a detener”.

Márquez fue retenido la tarde del martes poco después de pasar los controles de migración del aeropuerto internacional “Simón Bolívar” de Maiquetía para una supuesta inspección de las autoridades tributarias.

No sabemos su paradero, no sabemos qué instituto lo tiene, no sabemos qué organismo lo detuvo”, expresó Romina Botaro, esposa de Márquez.

Guaidó regresó la víspera al país tras una gira que incluyó una reunión con su aliado más importante: el magnate de Estados Unidos, Donald Trump.

En un discurso ante seguidores en una plaza de la capital, Caracas, el martes en la noche, un motivado Guaidó dijo estar armado con el respaldo del “mundo libre” para completar la tarea de recuperar el control de la nación.

Hoy más que nunca tenemos que hacernos sentir en todos los espacios”, declaró Guaidó. “No es momento de retroceder, es momento de avanzar”.