El presidente Andrés López confió este jueves en que se logrará la extradición de Emilio Lozoya, exdirector de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), detenido en España, donde estará en prisión provisional incondicional por 45 días.

Yo pienso que sí (será extraditado) porque la Fiscalía está realizando su trabajo muy bien. Les recuerdo que es una institución autónoma, no hay consigna específica. Si hablamos de consigna, lo que queremos es que se destierre la corrupción de México y esto se está llevando a cabo en el marco de la legalidad“, comentó en la conferencia matutina desde Palacio Nacional.

Un juez español decretó este jueves, ante “el fundado riesgo de fuga“, prisión provisional a Lozoya, detenido en Málaga este miércoles y reclamado por el Gobierno mexicano por un fraude de 280 millones de dólares.

Las autoridades, que tienen ahora 45 días para presentar la solicitud de extradición, le atribuyen un delito de “operaciones con recursos de procedencia ilícita“, que se correspondería con el delito de blanqueo del Código Penal español.

Lozoya, sobre el que pesaba una orden de busca y captura internacional desde mayo de 2019, por su presunta implicación en la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, fue director de Pemex entre 2012 y 2016, con el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

López detalló este jueves que, además del caso de Odebrecht, firma brasileña acusada de dar dinero a la campaña presidencial de Peña Nieto, también se investiga a Lozoya por la compra de una planta de fertilizantes en Veracruz que habría dejado una deuda de 800 millones de dólares para Pemex.

Es una acusación con pruebas, por eso esta detención en España y ya los pormenores se conocen, los delitos por los que se le acusa, lo que tiene que ver con el caso de Odebrecht y también lo de la compra de la planta de fertilizantes, eso es lo que está investigando y es lo que llevó a la aprehensión“, describió.

Tras la fuga de Lozoya comenzó la colaboración entre la Fiscalía mexicana y la Policía Nacional española, con la que se obtuvieron indicios que situaban a Lozoya en diferentes localidades de ese país, pero “el alto poder adquisitivo y sus lazos internacionales” complicaban su localización.

De acuerdo con la orden de detención internacional emitida por México, Lozoya adquirió un bien inmueble “con conocimiento de que los recursos utilizados proceden de una actividad ilícita” y con el propósito de ocultar el origen de esos fondos.

Se sospecha que esto fue en colaboración con otros dos imputados, su hermana Gilda Susana Lozoya y el empresario Alonso Ancira Elizondo, detenido también en España en mayo del año pasado.

El mandatario mexicano rechazó dar más detalles del caso al argumentar que la investigación le corresponde a la Fiscalía General de la República (FGR).

Aun así, cuestionado por la prensa, negó la existencia de un “pacto de impunidad” con la administración anterior, de Enrique Peña Nieto.

Hay un auténtico Estado de Derecho, ya no es como antes, que se padecía de un Estado chueco, de cohecho, ahora sí podemos hablar de un Estado de derecho. No hay protección para nadie, se castiga por parejo a todo el que comete delito”, aseveró.