Los países con intereses en la guerra civil de Libia se comprometieron nuevamente el domingo para mantener un embargo de armas que apenas funcionaba, cuatro semanas después de una cumbre de paz en Berlín seguida de numerosas nuevas violaciones de armas, dijeron funcionarios de Alemania y la ONU.

Alemania y la ONU, que copatrocinó la cumbre de Berlín del 19 de enero, reunió a ministros de Asuntos Exteriores y otros funcionarios de una docena de países al margen de la Conferencia de Seguridad de Munich para tratar de promover un impulso para cortar el apoyo militar externo a las partes en guerra de Libia. .

Los países involucrados incluyen a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, junto con Italia, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos. La reunión del domingo lanzó formalmente un comité de seguimiento internacional sobre Libia. Italia copresidirá la próxima reunión, en Roma en marzo.

En la cumbre de Berlín, los participantes acordaron respetar el embargo de armas, suspender el apoyo militar a las partes beligerantes de Libia y presionarlos para alcanzar un alto el fuego. Pero el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dice que el acuerdo ha sido violado repetidamente por las continuas entregas de armas y una escalada en la lucha.

El domingo, los participantes “tuvieron una discusión sobre las recientes violaciones deplorables del embargo de armas, renovaron su determinación de contribuir a su implementación exhaustiva y acogieron con beneplácito el progreso con respecto a un monitoreo más eficiente del embargo”, dijeron los anfitriones alemanes y de la ONU en un comunicado.

El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, dijo que hablaron “muy abiertamente” sobre las violaciones recientes.

“Se expresaron diferentes opiniones sobre a qué se debe esto, pero todos están de acuerdo en que el camino que hemos tomado, es decir, separar a las partes en conflicto de sus partidarios, sigue siendo el único camino prometedor para poner fin a la guerra civil en Libia”, dijo. dijo a los periodistas.

Libia ha estado en crisis desde 2011, cuando una guerra civil derrocó al dictador Moammar Gadhafi, quien luego fue asesinado.

Una débil administración reconocida por la ONU que ahora posee la capital de Trípoli y partes del oeste del país cuenta con el respaldo de Turquía, que recientemente envió miles de soldados a Libia, y en menor medida a Qatar e Italia, así como a las milicias locales.

Por otro lado, hay un gobierno rival en el este que apoya al autodenominado General Khalifa Hifter, cuyas fuerzas lanzaron una ofensiva para capturar Trípoli en abril pasado. Están respaldados por los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Francia y Rusia.

Desde la cumbre de Berlín, las facciones militares libias rivales se han reunido en Ginebra en un esfuerzo liderado por la ONU para forjar una tregua duradera. Una primera ronda de conversaciones terminó sin que los funcionarios firmen un acuerdo, pero Maas dijo que una segunda ronda comenzará en Ginebra el martes.

La ONU también espera celebrar la primera reunión de “un foro político libio inclusivo” en Ginebra dentro de 10 días, pero Stephanie Williams, la enviada adjunta de la ONU para Libia, dijo que la situación en el terreno es “profundamente preocupante”.

Una tregua frágil existente “se mantiene solo por un hilo, con numerosas, más de 150 violaciones”, dijo. Un bloqueo petrolero por parte de los aliados de las fuerzas de Hifter está profundizando los problemas económicos de Libia.

El miércoles, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó las conclusiones de la cumbre de Berlín, incluida una hoja de ruta de 55 puntos para poner fin a la guerra en Libia y condenó el reciente aumento de la violencia en el país rico en petróleo del norte de África.

La Unión Europea, que discutirá sobre Libia en Bruselas el lunes, ha estado discutiendo sobre la posibilidad de que los buques de guerra apliquen el embargo de armas de la ONU contra Libia.

Sin embargo, Maas enfatizó la necesidad de hacer cumplir el embargo de armas por mar, aire y tierra, dado que las armas encuentran su camino hacia las partes en guerra por diferentes rutas. Dijo que los barcos de la UE pueden no ser necesarios en el Mar Mediterráneo “porque las rutas marítimas, aéreas y terrestres se pueden monitorear desde el aire”.