Autoridades de la Ciudad de México descartaron este jueves que el móvil del asesinato de Fátima, de 7 años, haya sido por dinero y aseguraron que están a la espera de que se emitan órdenes de detención contra los presuntos responsables para que sean finalmente presentados ante un juez.

En conferencia de prensa, Omar García Harfuch, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), dijo que si bien no se tiene todavía el móvil que llevó a Giovana y Mario Alberto al secuestro y asesinato de la menor, lo que sí se sabe es que “no fue por dinero“.

Confirmó que la detención de los presuntos implicados en el crimen “atroz” se dio por la noche del miércoles por parte de miembros de la Policía municipal de Atizapán, en el Estado de México y que por el momento la pareja está acusada por el delito de cohecho.

Esto debido a que, de acuerdo con la versión de las autoridades responsables de su detención, intentaron sobornar a la Policía para evitar ser capturados.

Explicó que mientras la Fiscalía General de Justicia (FGJ) del Estado de México investiga este delito, su homóloga capitalina está a la espera de que un juez libere la orden de arresto dentro de las próximas 48 horas en contra de los presuntos culpables de este crimen que ha conmocionado a México.

Del mismo modo, confirmó que la pareja cuenta con tres hijos menores de edad, los cuales al parecer se quedaron al cuidado de un familiar de los acusados.

El crimen será castigado, afirma Sheinbaum

En tanto, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, aseguró que el asesinato de la pequeña Fátima “va a ser castigado“. Señaló además que el gobierno que lidera se toma “muy en serio la alerta de violencia de género contra las mujeres y estamos trabajando para convertir a la Ciudad de México una ciudad segura para las mujeres, niños y niñas“.

De acuerdo con el informe de las autoridades, miembros de la Guardia Nacional recibieron la denuncia de una familiar de los acusados que informó sobre el paradero de Giovana y Mario Alberto, pareja sentimental, y ayudaron a la Policía a llegar a ellos, que se estaban escondiendo.

Los sospechosos fueron detenidos en la localidad de La Palma, municipio de Isidro Fabela en el Estado de México.