El presidente Andrés López aseguró este jueves que no tiene conocimiento de que haya una investigación por presunta corrupción sobre el expresidente Enrique Peña Nieto, desmintiendo al diario estadounidense The Wall Street Journal.

No tengo elementos para sostenerlo. Lo que existe es la investigación contra el exdirector de Pemex Emilio Lozoya“, manifestó López en su conferencia diaria en el Palacio Nacional.

Aseguró que, de acuerdo con su conocimiento, López no ha presentado ninguna denuncia contra el exmandatario Peña Nieto y dijo que esta solo se daría si la ciudadanía lo pide.

La gente tiene que plantearlo, pero no quiero que nos quedemos anclados en el pasado“, afirmó.

López Obrador indicó que, si bien existen muchos motivos para juzgar a expresidentes, desde Carlos Salinas hasta su antecesor, Peña Nieto, será la gente la que tendrá que plantearlo.

Pues él solo quiere aprovechar el tiempo para sentar las bases de la transformación que requiere el país.

No es mi fuerte la venganza“, reiteró mientras apelaba a que la gente propusiera juzgar a exmandatarios.

Del mismo modo, aclaró que es la Fiscalía General de la República (FGR) que lleva a cabo este tipo de investigaciones y esta es independiente, por lo que no tienen por qué informar sobre las personas o funcionarios a quiénes están investigando.

Además, dijo, no solamente porque el WSJ diga que se está investigando, esto ya esté ocurriendo. “Pero hay que esperar”, continuó.

Según la publicación estadounidense, que citó a un alto funcionario judicial de México, la investigación contra el expresidente está ligada al caso contra Lozoya, quien fue arrestado en España la semana pasada y está a la espera de una audiencia sobre la solicitud de México para su extradición.

Los fiscales mexicanos acusaron al exdirector de Pemex de recibir millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

También se le investiga por la compra de una planta de fertilizantes en el oriental estado de Veracruz, perteneciente a Altos Hornos de México que habría dejado una deuda de 800 millones de dólares para Pemex.