Pueblos indígenas de México y del continente americano se reunieron este viernes en la ciudad mexicana de Tlaola, en el central estado de Puebla, durante el primer Encuentro convocado por la organización Slow Food para impulsar proyectos a favor de sus alimentos tradicionales.

El llamado Encuentro Internacional de Pueblos Indígenas del Continente Americano convocado por Slow Food México, que concluirá el próximo lunes, intenta preservar la biodiversidad alimentaria y cultural de los pueblos indígenas.

Asimismo se pretende que las mujeres y los jóvenes hagan acciones para impulsar proyectos que preserven sus tradiciones alimentarias debido a que se puede lograr una autonomía y dejar de consumir productos industrializados que pueden dañar la salud.

Tlaola fue el escenario para capacitar a los pobladores, jóvenes y mujeres en temas nativos, así como para compartir experiencia entre los 70 representantes de las delegaciones de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, México, Cuba, Perú y EE.UU.

Todos ellos coincidieron en resaltar que en Latinoamérica vive el 40 % de la diversidad biológica mundial y entre un 8 al 10 % de la población es indígena.

Alfonso Rocha Robles, Consejero Internacional de Slow Food México y Centroamérica, compartió que la importancia del Encuentro es integrar a 70 jóvenes para lograr que la biodiversidad alimentaria se preserve de una manera natural así como lograr tener ingresos económicos con estas practicas.

“Por una ola que nos ha caído de alimentos industrializados estamos desplazando, olvidando, dejando de comer o producir aquellos alimentos tradicionales que nos ofrece la naturaleza, vinculados a una bioculturalidad a una región, a un territorio y a una cultura”, dijo Rocha.

Apuntó que actualmente “estamos homogenizando el gusto. Lo que las industrias, las empresas y el gobierno quieren, es que dejemos atrás la producción de los alimentos o que compremos todos los alimentos industrializados”, dijo.

María Lucia Cruz de la Rosa, Fundadora de la Red de Organizaciones de Mujeres Indígenas de Tlaola, aseguró que lo más importante para el desarrollo es iniciar el trabajo en las comunidades originarias, que tienen una gran cultura que tiene que ser motivo de orgullo y de crecimiento para los habitantes, ya que el cambio se tiene que dar desde adentro hacia afuera.

“Lo importante es lograr que sea un cambio desde el interior de la comunidad, desde ahí debemos empezar a desarrollarnos, porque muchas veces queremos hacer cosas allá afuera, ver el cambio desde afuera y nosotros no cambiamos. Para iniciar un desarrollo tenemos que empezar a cambiar desde nuestras casas, desde nuestras familias y desde nuestra comunidad”, comentó.

Ejemplo es la creación de salsas de chile serrano en varias combinaciones con la marca MOPAMPA que significa “Es por ti” en náhuatl.

Alma Delia Vargas, encargada de producción indicó que preparan desde hace siete años este producto con cosecha de chile local, el cual es consumido a los pobladores y que se procesó de manera natural y sin conservadores.