El expresidente mexicano Felipe Calderón (2006-2012) preparó este viernes su regreso a la política mexicana con el registro de un nuevo partido conservador junto a su esposa, Margarita Zavala, con el que pretende combatir el gobierno izquierdista de Andrés Manuel López Obrador.

En el proceso de registro para crear nuevos partidos, concluido este viernes, también participó la formación impulsada por la poderosa exlíder sindical Elba Esther Gordillo, quien salió de la cárcel en 2018.

NUEVO PARTIDO DERECHISTA

La ex primera dama Margarita Zavala, candidata presidencial independiente en 2018, acudió al Instituto Nacional Electoral (INE) para solicitar el registro de México Libre, partido que según sus impulsores ya cuenta con más de 310.000 militantes.

“Lo último que debemos hacer como nación es dejar que nos arrebaten la esperanza. Tenemos que trabajar por la esperanza, la libertad y la democracia”, expresó ante un centenar de simpatizantes Zavala, quien aseveró que el nuevo partido no será suyo y de Calderón, sino de miles de mexicanos.

Partidos políticos pierden 9.2 millones de militantes: INE

El expresidente mexicano, que estuvo en la asamblea fundacional pero no acudió al registro de su partido, pasa por un mal momento de popularidad desde que Estados Unidos arrestó el pasado diciembre a Genaro García Luna, acusado de colaborar con el narcotráfico mientras ejercía como secretario de Seguridad en el Gobierno de Calderón.

Pero eso no ha impedido que Calderón, quien ya no puede volver a ser presidente, siguiera con sus planes de crear un partido que arrebate en las elecciones al Congreso del próximo año la mayoría del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) de López Obrador.

El matrimonio presidencial viene preparando este momento desde que los dos abandonaron el derechista Partido Acción Nacional (PAN), luego de que la dirección rechazara a Zavala como su candidata a la presidencia.

La enemistad entre López Obrador y Calderón viene de lejos, desde que el derechista se impuso por poco en los comicios presidenciales de 2006, cuyos resultados fueron impugnados por el izquierdista.

Desde que López Obrador asumió el gobierno en diciembre de 2018, ha arremetido en numerosas ocasiones contra Calderón, a quien acusa de haber iniciado la guerra militar con el narcotráfico que desencadenó la crisis de violencia que sufre el país.

EL REGRESO DE LA MAESTRA

El Instituto Nacional Electoral (INE) resolverá en junio qué organizaciones cumplen los requisitos para convertirse en partido. Además de México Libre, destaca Redes Sociales Progresistas, asociación presidida por el yerno de Elba Esther Gordillo, Juan Iván Peña.

La exlíder del poderoso Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), quien durante años fue considerada la mujer más poderosa del país, anunció en 2018 su regreso a la vida pública tras ser absuelta de los casos de corrupción por los que estuvo cinco años encarcelada.

Conocida como La Maestra, Gordillo se enfrentó a la reforma educativa del Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que recortaba privilegios sindicales, por lo que ha defendido que su encarcelamiento obedeció a razones políticas.

La decisión de López Obrador de derogar esa reforma educativa ha acercado posturas con Elba Esther Gordillo, quien durante décadas tuvo excelentes relaciones con la derecha gobernante en México.

Ahora, su futuro partido promete apoyar al presidente en el Congreso.

PARTIDOS NUEVOS, LÍDERES VIEJOS

La creación de nuevos partidos políticos obedece en parte al desencanto ciudadano hacia los partidos tradicionales como el PAN y el PRI y a su incapacidad para representar una alternativa al Gobierno de López Obrador, que goza de un férreo apoyo popular y controla el Congreso federal.

Pero los expertos advierten que una gama más amplia de partidos políticos no necesariamente supone enriquecer la pluralidad política en México.

“Tener nuevos partidos no significa ampliar la representación política porque tenemos nuevos partidos con líderes viejos. No puede haber una regeneración de liderazgos sin un cambio generacional creíble”, sostuvo en entrevista con Efe el politólogo David Morales.

El profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) opinó que el proceso de creación de nuevos partidos debería modificarse para dar “más facilidades para la ciudadanía movilizada”.

Según el experto, actualmente se requiere de miles de afiliados y centenares de asambleas en todo el país, algo que solo es asequible para líderes políticos que disponen de “estructuras clientelares” extendidas, como Calderón o Gordillo.