Jeremy Cohen, un joven de Brooklyn, Nueva York, se enamoró a primera vista de su vecina tras verla practicar deporte en la azotea frente a su edificio debido al aislamiento por la pandemia de coronavirus, gracias a la ayuda de un dron, consiguió ponerse en contacto con ella.

Fue tanto el interés de Jeremy por la chica que le mandó el aparato con el mensaje “Escríbeme”; así, posteriormente la chica contestó con un “hola, soy la chica de la azotea”, por lo que decidió a invitarla a cenar vía Facetime.

Tras establecer un contacto visual, Cohen mando un dron con una nota en la que escribió su número de teléfono dirigida “para una belleza en cuarentena”, señaló el New York Post.

“No puedo creerlo, pero funcionó, y sí, es una historia real”, escribió Cohen en un tuit donde compartió su historia.

Aunque la cita fue a distancia, debido a la restricción de aislamiento por el avance del virus, la historia se hizo viral con mucha rapidez y puso un acento romántico en un tiempo complicado en el que Nueva York suma una alta cifra de muertos.