Apenas comenzó a circular el rumor de una “Ley Seca” en la entidad, la gente se volcó a realizar compras de pánico de cerveza.

Luego de que trascendió que Heineken México pararía sus labores de producción y distribución a causa de la emergencia por el COVID-19, los regios salieron a centros comerciales, tiendas de conveniencia y depósitos para realizar la adquisición de bebidas embriagantes sobre todo cerveza.

 

 

Así como en días anteriores arrasaron con el papel higiénico, los productos de limpieza, gel anti bacterial, tapabocas y hasta huevo ahora se dispararon las ventas de cerveza.

El gobernador del estado, Jaime Rodríguez Calderón, confirmó que a partir del viernes se para la producción y distribución de alcohol por no ser un producto esencial.