La economía de México, reflejada en el Producto Interno Bruto (PIB), se contrajo 1.4 por ciento en el primer trimestre de 2020 respecto al mismo periodo del año anterior, una cifra menor al dato preliminar del 1.6% divulgado a finales de abril, según fuentes oficiales.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), informó este martes de que en este periodo crecieron las actividades agropecuarias 1.4%, incremento que no fue suficiente para compensar la caída del sector industrial (2.9%) y el de servicios (0.7%).

Según cifras desestacionalizadas (sin factores coyunturales por temporada), el PIB cayó 1.2 por ciento en comparación con el trimestre anterior.

La crisis del coronavirus se empezó a sentir con fuerza en marzo en México con la caída del turismo, las bolsas y la depreciación de su moneda, entre otros efectos.

A finales de ese mes se decretó la emergencia sanitaria y se suspendieron las actividades no esenciales de la economía, causando la pérdida de miles de empleos formales.

El Inegi también dio este martes a conocer el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), un dato preliminar de distintos sectores que muestra la tendencia que la economía mexicana tendrá a corto plazo.

El IGAE de marzo cayó 2.3% frente al mismo mes del año anterior por una bajada de las actividades industriales (5%) y las de servicios (1.4%), que se compensaron parcialmente por el alza del sector agropecuarío (9.3%).

Ajustan a la baja PIB de 2019

México lleva más de un año con un crecimiento trimestral prácticamente nulo o negativo.

Hoy el Inegi también ha ajustado a la baja el PIB de 2019 y habla de una caída del 0.3 por ciento.

Hasta el momento se manejaba una caída de la economía del país en 2019 del 0.1% en, tras encadenar varios trimestres en negativo y entrar, consecuentemente, en recesión.

De esta manera, la crisis del coronavirus ha agravado a una economía ya muy debilitada. Según el FMI, que prevé una caída del 6.6% para este año, México será la tercera economía latinoamericana más afectada, solo detrás de Venezuela y Belice.

También son negativas las previsiones de la Cepal (-6.5 %) y del Banco Mundial (-6%).

Debido a la parálisis del comercio internacional y de las actividades no esenciales tras el decreto del gobierno del 30 de marzo pasado, la actividad industrial caería más de 8% este año y podrían perderse más de un millón de empleos formales, según analistas.

El Ejecutivo de Andrés López prevé la reactivación económica con el apoyo de la economía local y la entrada en vigor el 1 de julio del Tratado de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Además, espera crear más de dos millones de empleos gracias a proyectos como la construcción de la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya o a través de programas clientelares, “Jóvenes construyendo el futuro“.

El PIB de la segunda economía latinoamericana después de Brasil aumentó 2.1% en 2018 y 2017.