La Fiscalía General de la República (FGR) detuvo el pasado miércoles en Metepec, Estado de México, a José Ángel Casarrubias Salgado, alias El Mochomo, presunto líder del grupo criminal Guerreros Unidos, involucrado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en septiembre de 2014.

Funcionarios del gobierno federal indicaron que elementos de la Policía Federal Ministerial cumplimentaron la orden de aprehensión librada por un juez federal, por su probable responsabilidad en el delito de delincuencia organizada.

José Ángel Casarrubias, quien fue ingresado en el penal federal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, es hermano de los exlíderes de dicha organización criminal, Sidronio y Adán Zenen, detenidos en la pasada administración por los hechos de Iguala.

Aunque El Mochomo promovió un amparo contra cualquier orden de aprehensión y gozaba de una suspensión provisional, permanecerá recluído por haber cometido un delito que amerita prisión de oficio.

El Mochomo fue uno de los operadores en las agresiones y secuestro de los normalistas de Ayotzinapa, en 2014.

Para su captura o información que ayudara a su detención, la FGR ofrecía una recompensa de 1.5 millones de pesos.

Formado en 2011 tras la desaparición del cártel de los Beltrán Leyva y una escisión de La Familia Michoacana, Guerreros Unidos operaba en los estados de Morelos y Guerrero y, según la versión oficial, fueron encomendados por el alcalde de Iguala de aquel entonces, José luis Abarca, para aesinar y desaparecer a los normalistas.