Las acciones de agradecimiento y apoyo hacia los médicos y trabajadores de la salud que han combatido en primera línea al covid-19 siguen sucediéndose en Bélgica, donde un colectivo de artistas callejeros ha pintado un gran mural frente al hospital Etterbeek-Ixelles, en Bruselas.

Una de las artistas, Amandine Lesay, explicó a la prensa local que esta obra no solo está dedicado a los médicos y enfermeras, sino también a las personas que se encargan de la limpieza, la seguridad, conductores de ambulancia y, en definitiva, a todo aquél que puso su granito de arena en la batalla contra la pandemia.

Bajo un enorme “gracias“, figuras de sanitarios e investigadores surgen de los ladrillos representados como auténticos héroes y unos pequeños globos que escapan hacia el cielo representan a aquellos que perdieron la vida intentando ayudar a los demás.

Son “superhéroes“, explica Lesay, que ha pintado a uno de los doctores abriéndose la bata para dejar ver un traje de licra, repitiendo un gesto muy similar al de famosos justicieros del cine como Superman o Spiderman.

Martine, enfermera del hospital, expresó su gratitud ante el reconocimiento recibido, y aseguró a la prensa que “si fuera necesario hacerlo, lo volvería a hacer con mucho gusto“.

Ante ciertas prácticas, como la fiesta celebrada hace dos fines de semana por centenares de jóvenes en la céntrica plaza de Flagey, en Bruselas, Martine responde enfadada.

Nosotros seguimos trabajando, pero después de 3 meses luchando contra el covid-19 estamos cansados“, explicó la enfermera, quien señaló que los sanitarios “quieren descansar“.

Para ello, pidió a la población que “preste atención” y use la mascarilla, pues eso “hará a los médicos aún más felices que murales como éste“, en sus palabras.