El presidente Andrés López salió del Palacio Nacional rumbo al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para abordar un vuelo comercial a Estados Unidos y reunirse con Donald Trump para celebrar la entrada en vigor del Tratado de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

A diferencia de sus recientes desplazamientos terrestres, en los que empleó camionetas grandes, López abordó esta vez el conocido Volkswagen Jetta blanco para dar un mensaje de austeridad.

Tras llegar a la terminal aérea, rodeado de medios y curiosos, López abordó un vuelo de la compañía Delta Airlines que hará una escala en Atlanta y tendrá como destino final Washington DC.

Una vez dentro del aparato, López fue captado por pasajeros del avión portando un cubrebocas.

Se tiene previsto que López llegue esta noche a la capital estadounidense, donde será alojado en la embajada mexicana en Estados Unidos al estar en remodelación la residencia en la que la Casa Blanca recibe a mandatarios invitados.

Después de los saludos protocolarios, presentación de comitivas y firma del Libro de Invitados, López sostendrá un encuentro privado con su homólogo estadunidense y posteriormente se celebrará una segunda reunión entre ambos mandatarios con sus respectivas comitivas.

El mandatario mexicano volverá al país en las primeras horas del jueves.