La policía halló este viernes el cadáver del alcalde de Seúl, Corea del Sur, Park Won-soon, horas después de que informara de su desaparición y de que medios locales dieran cuenta de una denuncia de una exasistente por supuesto acoso sexual que las autoridades no han confirmado oficialmente.

El cadáver de Park, de 64 años, fue hallado en el parque que hay en torno al monte Bukak, en el distrito de Jogno, al norte de la capital surcoreana, pasadas las 0 horas (tiempo local) del viernes.

El lugar está muy cerca de donde una cámara de circuito cerrado captó su imagen por última vez a la 10:53 horas del jueves.

Apenas 10 minutos antes Park salió de su casa enfundado en un gorro, jersey y pantalones negros y llevando una mochila, también negra, antes de tomar un taxi rumbo al mencionado parque, de acuerdo a otras imágenes obtenidas de cámaras de seguridad cercanas al domicilio del regidor en el barrio de Gahoe.

Horas después, la hija del alcalde de Seúl, Park Da-in, denunció ante la policía su desaparición indicando que había dejado un mensaje “que se asemeja a un testamento” y que su teléfono móvil estaba apagado.

Se desplegó entonces un enorme dispositivo de búsqueda en torno al área donde Park fue visto por última vez, movilizando unos 770 efectivos de policía y bomberos, perros y seis drones equipados con cámaras térmicas.

Reportes de supuesto acoso sexual

Coincidiendo con la búsqueda, medios surcoreanos informaron que una exsecretaria de Park acudió el miércoles a las autoridades para denunciar un presunto caso de acoso sexual, aunque la policía no ha confirmado públicamente esta información.

Por su parte, la agencia Yonhap, citando fuentes policiales, informó que, tras el fallecimiento de Park, se optó por cerrar el caso sobre esta denuncia de acoso de acuerdo a lo que recoge la ley surcoreana cuando fallece un sospechoso.

Pese al apoyo y tremenda popularidad de los que gozaba, una gran cantidad de internautas surcoreanas han publicado mensajes de indignación en redes sociales tras conocerse la muerte de Park, considerando que el ahora exalcalde de Seúl ha acabado convertido en mártir y ha privado a la denunciante del derecho a una investigación y a un posible juicio.

Una nota de disculpa

Park dejó una nota de disculpa en el despacho de su domicilio antes de desaparecer, en la que pedía perdón por el dolor causando y explicaba qué hacer con sus restos.

Discúlpenme todos. Agradezco a todos aquellos que han estado conmigo en mi vida. Siempre lo sentiré por mi familia, a quienes no he causado nada más que dolor. Por favor, incineren (mi cuerpo) y esparzan (las cenizas) en la tumba de mis padres. Adiós a todos“, dice el texto, recogido hoy por la agencia local de noticias Yohnap.

La anotación, hecha pública este viernes por la secretaría del funcionario, acompañaba a un mensaje similar a un testamento dejado en el escritorio del estudio de Park y que fue encontrado por su hija, Park Da-in, quien denunció la desaparición a la policía.