Un policía de Yakima, en Washington, Estados Unidos, fue captado forzando a su perro para que mordiera la pierna de un hombre que estaba en el piso y se resistía a ser detenido, en un nuevo hecho que causa ámpula en el marco de las protestas contra la violencia policiaca y racial.

En el video, fechado el pasado 7 de julio, se observa cómo el perro muerde la pierna del hombre que está inmovilizado boca abajo en el piso mientras lo sujetan un policía y dos civiles.

Se niega a darle los brazos, se está levantando y parece que está tratando de ponerse de pie”, se escucha decir al teniente de policía de Yakima, Chad Stevens.

El departamento de policías de Yakima informó que el incidente comenzó cuando el conductor de un camión salió a alta velocidad de la autopista, lo que inició una persecución que terminó en el estacionamiento de un supermercado Fred Meyer.

Los agentes señalaron que el sospechoso se resistió al arresto, forcejeando con ellos, fue entonces cuando dos transeúntes se sumaron a los policías para intentar reducir al hombre.

Sin embargo, cuando el sospechoso estaba casi inmovilizando, un agente sacó a su perro de su vehículo y lo obligó a morderlo en la pierna.

Según testigos y lo que se puede observar en el mismo video, el sospechoso no entendía las órdenes del policía, pues no hablaba inglés y gritaba cosas en español.

En el fondo del video, se pueden escuchar los gritos en español, y ese soy yo y un amigo que estaba conmigo, estamos traduciendo lo que decían los policías”, dijo el hombre que grabó el video.

La aparente alevosía para someter al detenido cuando este ya no oponía resistencia generó enojo en redes sociales y abrió camiono a una investigación para determinar qué llevó al agente a propiciar la mordida del perro; no obstante, la policía local aclaró que la investigación es un protocolo normal después de que ocurra cualquier incidente en el uso de fuerza.

Según el Departamento de Policía de Yakima, la utilización de una pistola Taser pudo haber herido al sospechoso y a cualquiera de los testigos allí presentes. Por esa razón, el oficial decidió usar su perro para reducir al detenido.

El hombre fue llevado al hospital para ser tratado por la mordedura de perro y luego fue encarcelado por evadir a la policía y resistirse al arresto.