El gobierno de Mongolia decretaron otra cuarentena de forma indefinida por un nuevo caso de peste negra, enfermedad que ha cobrado la vida de tres personas en dicho país.

En esta ocasión, autoridades sanitarias decretaron un aislamiento de los habitantes del distrito de Uliastai, en la provincia de Zavkhán, que se suma a la ciudad de Khovd y a cinco distritos de la provincia de Govi Altai como las regiones que toman esta decisión.

El caso surgido en Uliastai es el de un residente que presentó síntomas posiblemente relacionados con la peste; es decir, fiebre, dolor de cabeza y muscular, por lo que fue hospitalizado y nueve personas que estuvieron en contacto con él fueron aisladas preventivamente, según la agencia Xinhua.

Además, según reportes, el enfermo y su familia consumieron hace una semana carne de marmota, animal que suele ser portador de la enfermedad.

Mientras, las autoridades recomiendan a los ciudadanos seguir las medidas sanitarias, no reunirse y no comer carne de marmota.

En total, Mongolia ha reportado siete casos sospechosos por peste negra, con tres confirmados de esta infección, que puede ser mortal en un plazo de hasta 24 horas si no es tratada a tiempo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), ocupada actualmente por la pandemia de coronavirus, anunció que se han constatado varios casos de peste negra recientes en China y Mongolia, pero dijo que no constituyen una amenaza grave.

La peste negra o bubónica es una infección que afecta los ganglios linfáticos, sobre todo en ingles, axilas y cuello.

La infección generalmente es producida por la picadura de una pulga infectada, que habitan en roedores.

Los síntomas van desde padecimientos similares a la gripa, malestar general, fiebre, inflamación de ganglios linfáticos, calambres musculares, gangrena, asfixia y vómito.

Se le llama peste bubónica a la infección en el sistema linfático, esta es producida por la mordedura de una pulga de rata infectada, Xenopsylla cheopis.