El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, fue dado de alta del hospital Los Ángeles del Pedregal, tras permanecer dos semanas internado por presunta anemia y problemas en el esófago, luego de ser extraditado de España a México.

El diario Milenio reportó que el alta médica y salida de Lozoya fue alrededor de las 03:10 horas.

El 28 de julio, la Fiscalía General de la República (FGR) afirmó que recibió reportes médicos de la Fundación Alarcón, en España, en los que se daba a conocer el diagnóstico de anemia y otras condiciones físicas del detenido.

De acuerdo con la Fiscalía, tras el diagnóstico realizado por la fundación se inició un tratamiento con hierro oral; sin embargo el Hospital Ángeles del Pedregal le hizo otra valoración y estudios médicos a Emilio Lozoya, pues continuó con “dolores de esófago por el síndrome de Barrett y anemia grado tres”.

Durante su estancia en el centro médico, Lozoya Austin, compareció ante la FGR por los casos Odebrecht y Agro Nitrogenados, por los cuales fue acusado de asociación delictuosa, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita.