El desempleo en México aumentó en junio hasta el 5.5 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) en un mes en el que 5.7 millones de personas se incorporaron al mercado laboral gracias a la reapertura parcial de la economía, informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Según la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo, la tasa de desempleo pasó del 4.2 por ciento de mayo al 5.5% en junio, hasta un total de 2.8 millones de personas, un dato mayor al mismo mes del año pasado, cuando la tasa era del 3.6%.

No obstante, el Inegi detectó “una primera recuperación de la ocupación y el empleo en junio respecto al mes previo, principalmente impulsada por la reapertura gradual de los negocios y empresas en actividades económicas no esenciales” durante la pandemia de covid-19.

La Población Económicamente Activa (PEA), aquella mayor a 15 años que trabaja o que busca un empleo, aumentó de 47.4 por ciento en mayo a 53.1% en junio.

De acuerdo con la encuesta, la PEA se amplió en 5.7 millones de personas. De estas, 4.8 millones encontraron empleo y otras 901 mil comenzaron a buscar trabajo.

La población subempleada, la que declaró tener necesidad y disponibilidad para ofertar más horas de trabajo que las que su ocupación actual le permite, alcanzó 20.1 por ciento de toda la ocupada, inferior al 29.9% reportado en mayo pero muy superior al 7.6% de junio del año pasado.

Las personas en la economía informal alcanzaron los 25.6 millones, lo que representa el 53 por ciento de la población ocupada en junio, mayor al 51.8% de mayo.

El Inegi considera empleadas a las personas mayores de 14 años que trabajan al menos seis horas a la semana y en cualquier puesto.

En junio, el 13.2 por ciento de la población ocupada se dedicó al sector primario, el 23.4% al sector secundario y el 63.1% al terciario, mientras que el 0.4% restante no se especificó.