El sacerdote católico Ricardo Antonio Cortéz fue asesinado a tiros en una carretera de El Salvador, según lo informó este viernes la Fiscalía General de la República (FGR).

El Ministerio Público indicó que la víctima era sacerdote rector del Seminario Mayor de Santiago de María, de la Diócesis de Zacatecoluca (centro).

El crimen, del que no se ha brindado detalles, sucedió la mañana de este viernes en el kilómetro 80 de la carretera El Litoral, que conecta a San Salvador con diferentes municipios del departamento de La Paz (centro) y de la zona costera oriental.

Según una publicación del periódico digital del Diario de Hoy, elsalvador.com, información preliminar, no confirmada por las autoridades, señala que el párroco fue privado de su libertad por supuestos pandilleros.

En mayo de 2019, fue asesinado el sacerdote Cecilio Pérez al interior de la casa parroquial San José La Majada, en Juayúa, a 86 kilómetros al oeste de San Salvador.

Sobre el cuerpo del prelado, las autoridades encontraron una nota que decía: “No pagó la renta MS-13”, sin embargo las investigaciones descartaron que se tratara de un homicidio de la pandilla, si no que fue un crimen cometido por el sacristán de la parroquia, quien fue condenado a 25 años de cárcel.

Mientras, en marzo de 2018 el sacerdote Walter Osmir Vásquez Jiménez fue asesinado en la localidad de Lolotique (oeste), cuando se conducía en su automóvil a un acto religioso en la localidad de Santiago de María, donde se desempeñaba.

A la fecha, las autoridades de seguridad salvadoreñas no han informado de las investigaciones que se siguen para esclarecer dicho crimen y dar con los responsables del mismo.

El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo por las tasas de homicidios por cada 100.000 habitantes de entre 103 y 50,3 registradas entre 2015 y 2018, índices atribuidos principalmente a las pandillas Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18.