Dos ciudadanos iraníes han sido condenados a diez años de cárcel por espiar para los servicios de inteligencia de Israel, Reino Unido y Alemania, informó hoy el Poder Judicial de Irán.

Uno de ellos, identificado como Masud Mosaheb, que fue secretario general de la asociación de amistad Irán-Austria, fue declarado culpable de espionaje para el Mossad israelí y la inteligencia alemana.

Según informó el portavoz judicial, Gholamhosein Esmaili, en su rueda de prensa semanal, recogida por la televisión estatal, Mosaheb filtró información sobre misiles, asuntos nucleares y nanotecnología.

El otro, Shahram Shirjani, fue sentenciado por proporcionar al Reino Unido “información clasificada” sobre los contratos del Banco Central de Irán, el Banco Melli y el Ministerio de Defensa.

También había intentado reclutar a algunos funcionarios iraníes para la agencia británica MI6, indicó el portavoz del Poder Judicial.

Estos dos condenados forman parte de un grupo de cinco personas arrestadas recientemente por espionaje, según el portavoz, que no detalló la situación de los otros tres detenidos.

Esmaili sí adelantó, sin embargo, que todos ellos tenían puestos en instituciones importantes como los ministerios de Exteriores, Energía y Defensa o la Organización de Energía Atómica de Irán.

Irán informa con frecuencia del arresto y la condena de personas acusadas de espionaje, entre las que figuran también en los últimos años numerosos extranjeros o iraníes con doble nacionalidad.

El mes pasado, fue ejecutado Mahmud Musavi Majd, condenado por espionaje para los servicios de inteligencia estadounidenses e israelíes, a los que proporcionó información sobre la Guardia Revolucionaria, entre otros.

También en julio fue ejecutado un empleado del Ministerio de Defensa jubilado que había sido condenado por espiar para la estadounidense Agencia Central de Inteligencia (CIA).