A poco más de mil millones de pesos ascienden los gastos por anualidades, por mantenimiento, pago de seguros, refacciones, viáticos y por la compra de billetes para la rifa alusiva al avión presidencial.

Según El Universal, el gobierno de Andrés López ha destinado a la aeronave 563 millones 960 mil 740 pesos por el pago de dos anualidades (2019 y 2020).

Datos de la Sedena actualizados a julio pasado señalan que desde el 1 de diciembre de 2018 se han gastado 78 millones 501 mil 613 pesos, principalmente para que el TP-01 estuviera resguardado en el aeropuerto de Victorville, California, así como por el pago de seguros, refacciones y viáticos de la tripulación.

Por otra parte, el gobierno destinó 500 millones de pesos para comprar un millón de cachitos del rifa del valor comercial del avión “José María Morelos y Pavón” que se realizó ayer en la sede de la Lotería Nacional.

Esto, para ser distribuidos en los casi mil hospitales covid que hay en el país.

Son 956 hospitales Covid y todos van a tener un promedio de mil boletos. Es un millón de boletos porque son 500 millones de pesos”, dijo López el pasado 8 de septiembre.

Por su parte, el pasado 2 de febrero la Fiscalía General de la República (FGR) entregó al gobierno federal, por medio del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep), 2 mil millones de pesos para pagar los premios de la rifa del avión.

Díez días después, López ofreció una cena en Palacio Nacional a 200 empresarios para comprometerlos a adquirir cachitos de manera “voluntaria” para el sorteo.

Sin embargo, a pesar de que López dijo que por lo menos 75 empresarios se habían comprometido a adquirir 3 de los 6 millones de cachitos, nunca se reveló en realidad cuántos billetes adquirieron, pues, trascendió, debido al impacto económico por la actual pandemia, muchos no cumplieron su promesa.