La estrella brasileña del Paris Saint-Germain, Neymar Jr, recibió este miércoles una suspensión de dos partidos por abofetear en la cabeza al defensa español del Olympique de Marsella, Álvaro González.

La Comisión de Disciplina de la Liga de Fútbol Profesional francesa acordó también abrir una investigación sobre las acusaciones de comentarios racistas que Neymar presentó Jr contra González durante el encuentro PSG-OM del pasado domingo.

Además, el argentino Leandro Paredes (PSG) fue suspendido con tres partidos, su compatriota Darío Benedetto (OM) con otro, y el también argentino Ángel di María (PSG) será convocado el próximo día 23 para aclarar un posible escupitajo a González, señaló la Comisión de Disciplina en un comunicado al término de su reunión hoy.

Neymar Jr recibió una sanción de tres partidos, aunque uno de ellos con suspensión automática, lo que supone en la práctica una pena de dos encuentros.

Los castigos más severos fueron para los franceses Layvin Kurzawa (PSG, seis partidos) y Jordan Amavi (OM, tres partidos) por su agresión mutua durante el tumultuoso encuentro de la noche del domingo, en el que hubo cinco expulsados.

En el minuto 97, y con 0-1 para el OM, se produjo una tangana en la que Kurzawa y Amavi se agredieron, mientras que Paredes y Benedetto también cruzaron algo más que palabras. Todos ellos recibieron cartulinas rojas.

Además, Neymar Jr fue expulsado, después de que el VAR apercibiera al árbitro de unas imágenes en las que aprovechando el parón del juego abofeteaba a González en la parte posterior de la cabeza, algo que hizo en otras ocasiones durante el partido.

La estrella brasileña acusó repetidamente al defensa central español de haberle proferido un comentario racista, en concreto “mono hijo de puta“.

González negó repetidamente haber realizado ese comentario y un tío suyo afirmó a un canal de televisión español que en realidad le llamó “bobo“, palabra de sonido similar pero significado totalmente diferente.

En los últimos días, tanto el OM como el PSG han defendido a sus jugadores respectivos sobre esta cuestión.

Por otra parte, González denunció al árbitro haber sido escupido por Di María durante el mismo encuentro.