Las policías regionales de los estados federados de Baviera y Baden Württenberg, ambos en el sur de Alemania, se incautaron, en una operación conjunta en la que participaron 400 agentes, de armas y uniformes militares en posesión de una veintena de personas.

“Ha sido un golpe eficaz contra el extremismo”, dijo este viernes el ministro de Interior de Baden-Württenberg, Thomas Strobl sobre la operación policial.

“Las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley examinan cuidadosamente los antecedentes de estos actos. Por supuesto, esto también incluye determinar si el crimen tiene motivaciones políticas”, agregó el ministro.

En total se registraron 17 edificios y un bosque privado y en uno de los registros, en la ciudad de Tubinga, la policía tuvo que abrir una puerta de un disparo.

No hubo heridos y los inculpados no presentaron resistencia ante los registros, informó la policía.

La policía no ha dado todavía información acerca de las posibles motivaciones del grupo ni de si había planes para usar las armas que se han encontrado.

Las investigaciones están dirigidas contra 19 personas de entre 27 y 77 años bajo la sospecha de posesión ilegal de armas que habrían usado para juegos de guerra.

Además, se investiga por el uso de símbolos contrarios a la constitución.

Los uniformes militares encontrados pertenecen al Wehrmacht, el ejército que dejó de existir después de la II Guerra Mundial.

En el distrito de Sigmaringen se encontraron incluso dos granadas y en tres localidades de Baden Württenberg las armas encontradas tuvieron que ser trasladas en un camión.

Las armas deberán ser investigadas por expertos para determinar si en trata en todos los casos de armas reales o de imitaciones.