Siete personas fueron detenidas por las Fuerzas Armadas especiales británicas como sospechosos de haber tratado de secuestrar un petrolero cerca de Isle Of Wight (en la costa sur de Inglaterra), en un incidente en el que no hubo heridos, confirmó este domingo el ministerio de Defensa.

Los arrestados eran, al parecer, polizones que se encontraban a bordo de la embarcación registrada en Liberia, que había partido de Lagos (Nigeria) el pasado 6 de octubre, y la operación de rescate se completó “en unos nueve minutos”.

Desde el ministerio británico de Defensa se tildó lo sucedido de “intento de secuestro” y se confirmó que el titular de esa cartera, Ben Wallace, y la responsable de Interior, Priti Patel, autorizaron la operación militar en respuesta a una solicitud policial.

En un comunicado, la Policía de Hampshire indicó que hubo “amenazas verbales” por parte de los polizones hacia la tripulación del barco cuando fueron detectados a bordo, si bien “nadie ha resultado herido”.

Por su parte, los marineros de la embarcación -de nombre Andrómeda- se refugiaron en varias zonas seguras de la nave mientras esperaban ayuda, un procedimiento habitual en caso de ataques terroristas o de piratas.

El petrolero de 228 metros de longitud, que opera la compañía griega Folegrandos y está registrado en Liberia, transportaba 42.000 toneladas de crudo.

La ruta que seguía el barco se ha empleado frecuentemente por delincuentes que trafican con personas para introducir de manera ilegal a inmigrantes procedentes de países como Irán, Irak, Nigeria o Somalia.

En 2018 las fuerzas británicas se vieron forzadas a intervenir en otro incidente similar, en ese caso en un barco de bandera italiana, a fin de recuperar el control de la nave, después de que varios polizones hubieran amenazado a la tripulación.