El presidente de EU., Donald Trump, logró este lunes colocar en el Tribunal Supremo a su nominada, la jueza conservadora Amy Barrett, y consolidar así la mayoría derechista para las décadas venideras en la corte más importante del país.

Barrett fue confirmada esta misma noche en el Senado y apenas una hora después juró el cargo en la Casa Blanca de la mano de su nuevo colega Clarence Thomas, considerado el juez más conservador -al menos hasta ahora- en el Alto Tribunal.

Trabajaré sin ningún temor ni favor. Lo haré con independencia tanto de los poderes políticos como de mis propias preferencias”, aseguró Barrett tras jurar el cargo en un breve discurso en el que tuvo palabras de agradecimiento tanto para Trump como para los senadores republicanos.

  • La ceremonia fue parecida a la de su nominación, hace justo un mes, en la que se propagó el coronavirus entre senadores, funcionarios y quizás el propio Trump, aunque esta vez los asistentes iban prácticamente todos con mascarillas y se sentaron guardando distancias.