México trabaja en un estudio sobre tratamiento combinado contra el coronavirus que ayudaría a reducir la carga viral en las primeras etapas de la enfermedad, lo que evitaría que los pacientes empeoren, dijo este martes una experta.

En entrevista con la agencia Efe, la maestra Tania Smith, integrante del equipo de investigación, explicó que este tratamiento estaría basado en una combinación de dos antivirales que usualmente se usan para la influenza y otros padecimientos.

Estamos estudiando la combinación de favipiravir y nitazoxanida. Se hizo un estudio por computadora y estadístico para buscar una combinación que fuera efectiva y se encontró que estos son medicamentos que arrojó el análisis“, afirmó.

Señaló que lo que se ha encontrado es que el favipiravir evita que se reproduzca el virus y la nitazoxanida sirve para impedir que la proteína del virus se pueda encapsular.

Estamos buscando atacar al virus en dos momentos diferentes de su replicación, son dos mecanismos de acción diferente“, afirmó.

Recordó que ambos medicamentos se han estudiado en diferentes países, pero no como una combinación, por lo que los investigadores buscan que se aplique en los primeros días de infección para impedir la replicación del coronavirus y que agrave la situación de los pacientes.

Agregó que este tratamiento, al ser administrado de forma oral, permite que el paciente tome la terapia en casa sin tener que ser hospitalizado y, por lo tanto, es menos invasivo que otras terapias propuestas que se administran por otras vías.

Además, indicó que ambos medicamentos son genéricos, por lo cual resultaría una terapia económica, aunque por ahora sólo la nitazoxanida está disponible en México, pero aclaró que el favipiravir se puede importar.

Como este estudio se hará en mexicanos demuestra que puede servir para poder importar el medicamento, obtener el registro sanitario y poderlo comercializar“, apuntó.

La académica e investigadora aseguró que los pacientes mexicanos podrían contar con un tratamiento seguro, eficaz y asequible con mínimos efectos adversos.

Creemos que este es un gran avance con evidencia científica para el futuro cercano“, señaló.

El tratamiento podría ser usado en prácticamente cualquier persona, a excepción de las mujeres embarazadas y en lactancia, porque puede afectar al bebé.

El estudio incluirá a 120 pacientes afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de la Ciudad de México, cuyo reclutamiento podría tardar seis meses a partir de la fecha en que se tengan todos los permisos para realizarlo.

Se espera que las autoridades sanitarias otorguen las autorizaciones para poder iniciar los estudios a más tardar en diciembre de 2020 y puedan dar resultados en diciembre de 2021.

El estudio está liderado por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav), en conjunto con la University College of London, la Universidad de Liverpool, y el IMSS.

Actualmente existen poco más de 80 protocolos de investigación en México para tratamientos contra el coronavirus, independientemente de los proyectos de vacuna.

La nitazoxanida ha sido usada como tratamiento en Brasil y el presidente de aquel país, Jair Bolsonaro, anunció resultados positivos en días pasados.

México lleva contabilizados 895 mil 326 contagios y 89 mil 171 muertos desde la llegada del coronavirus en febrero pasado.