La víspera de la elección presidencial en Estados Unidos se vive con incertidumbre por lo que pueda generar el resultado en las calles de Washington D.C, la capital estadunidense, pues los negocios decidieron protegerse ante una posible protesta. Bancos, farmacias, hoteles, tienes departamentales y edificios comenzaron a colocar bardas de madera desde anoche, para cubrir sus fachadas y proteger así las entradas, los cristales, con el fin de impedir cualquier mínimo intento de irrumpir en sus instalaciones.

Con el surgimiento del movimiento Black Lives Matter, miles de personas se dieron cita en las calles de las principales ciudades de Estados Unidos para exigir que pare la violencia y el abuso policial.  En Washington D.C, el movimiento se realizó en la Avenida 16, entre las calles K y H, ahora esta zona se llama Black Lives Matter Plaza y ha sido escenario de múltiples protestas y muestras de apoyo a la comunidad afroamericana.

Entre los habitantes hay sorpresa por ser único en la historia que días previos a la elección presidencial las calles de Washington luzcan así, con inmuebles protegiéndose de una eventual oleada de protestas, celebrando que Trump se vaya o reclamando su permanencia.

Las tensiones derivaron en disturbios el viernes en la noche tras una vigilia por un hombre negro que murió por disparos de la policía en una ciudad próxima a Portland, Oregon, en el suroeste del estado de Washington.

Los asistentes al acto en recuerdo del fallecido se congregaron en Hazel Dell, una zona no incorporada de Vancouver, Washington, donde familiares y amigos dijeron que Kevin E. Peterson Jr., de 21 años, fue baleado el jueves en la noche. La ciudad está a unos 19 kilómetros (12 millas) al norte de Portland.

Cientos de personas participaron en la vigilia el viernes, algunas con carteles que decían “Toque el claxon por las vidas de los negros. El silencio de los blancos es violencia” y “Grite su nombre”.

Cerca de allí se registraron tensiones entre manifestantes de izquierdas y de derechas. Videos gravados por reporteros en un estacionamiento mostraron a los dos grupos gritándose. Además, algunos manifestantes armados se reunieron cerca de un edificio que, según contaron a los periodistas, estaban custodiando.

La multitud acabó por dispersarse cerca del lugar de la vigilia, pero un grupo de cientos de personas marcharon más tarde por el centro de Vancouver. Se rompieron vidrios, se quemaron banderas y agentes federales equipados con equipos antimotines rodearon un edificio, advirtiendo a los manifestantes que entrar por la fuerza a propiedad federal sería objeto de detención.

Las autoridades declararon que la asamblea era ilegal y ordenaron a los participantes que se dispersasen. Al menos una persona pareció ser arrestada, según un video publicado en internet por un reportero.

En un comunicado, el jefe de la policía del condado de Clark, Chuck Atkins, dijo que una fuerza antidroga conjunta del condado y la ciudad estaba llevando a cabo una investigación poco antes de las 18:00 horas del jueves y persiguió a un hombre hasta el estacionamiento de un banco, donde éste abrió fuego contra las autoridades. En el lugar se encontró un arma de fuego, dijo Atkins.