Un juez federal de Estados Unidos ordenó este miércoles al gobierno del presidente Donald Trump que deje de expulsar a niños migrantes no acompañados detenidos en la frontera sin permitirles hacer peticiones de refugio o asilo, asestando un duro golpe a las medidas impuestas por la administración por la emergencia sanitaria.

El magistrado Emmet Sullivan, de un tribunal del Distrito de Columbia, falló a favor de los menores no acompañados que eran sujetos a expulsión después que el gobierno impusiera una normativa que le permite a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) expulsar extranjeros arrestados en la frontera argumentando una emergencia sanitaria por el covid-19.

En la orden, el juez advierte que los niños migrantes no acompañados que son detenidos por agentes fronterizos deben recibir las salvaguardias que el Congreso estableció para ellos y ser llevados a refugios supervisados por el gobierno durante sus procedimientos de inmigración.

El caso fue presentado por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), y otras organizaciones en nombre de un guatemalteco de 15 años que ingresó solo al país en agosto pasado.

En marzo pasado, el vicepresidente Mike Pence ordenó a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) usar sus poderes de emergencia para sellar eficazmente las fronteras de Estados Unidos, a pesar de las reticencias mostradas por la principal agencia sanitaria del país, según reportes de prensa.

Los agentes del CBP en ambas fronteras han expulsado del país a la mayoría de migrantes que son detenidos entrando de forma indocumentada, entre ellos niños no acompañados.

El presidente del Caucus Hispano del Congreso (CHC), el representante demócrata Julián Castro, criticó hoy a través de un mensaje en Twitter al Gobierno Trump.

La administración Trump ha deportado apresuradamente a miles de niños migrantes que huyen de la violencia y la pobreza, en violación de los acuerdos internacionales. Incluso deportaron a niños a México cuando venían de otros lugares”, denunció el congresista.

Esta orden judicial exitosa es una victoria para los derechos humanos”, resaltó sobre una decisión judicial que, sin embargo, no protege a los inmigrantes adultos o a las familias migrantes que cruzan la frontera.

Según datos de CBP, en septiembre pasado más de 48 mil migrantes fueron expulsados bajo la normativa en cuestión en la frontera sur y un reporte de octubre del New York Times aseguró que más de 200 niños que no eran mexicanos fueron expulsados por los agentes de CBP hacia ese país.

­Lee Gelernt, el principal abogado de ACLU en este caso, le dijo a la cadena CBS que “esta política cruel e ilegal, como tantas otras de la administración Trump, estaba poniendo a miles de niños en grave peligro”.