Un ciudadano fue condenado a trece años de cárcel en Rusia por intentar vender secretos militares a la CIA estadounidense, informó hoy el Servicio Federal de Seguridad (FSB).

Un tribunal de la región de Briansk consideró a Yuri Yeschenko culpable de entregar, a cambio de dinero, información al enemigo sobre las innovaciones en la industria militar rusa.

“En el período que va de 2015 a 2017 copió documentación secreta sobre armamento empleado en la Flota del Norte. A principios de 2019 estableció contacto con la CIA”, señala una nota oficial.

Yéschenko cometió alta traición cuando trabajaba en el servicio de mantenimiento de sistemas radioelectrónicos de la Flota del Norte, con base en el puerto de Severomorsk (región de Murmansk).

En julio de 2019 fue detenido por las fuerzas de seguridad en Briansk cuando intentaba entregar secretos militares a un servicio secreto extranjero, vídeo que también ha sido divulgado por el FSB.

Según la fuente, Yéschenko ha admitido su culpa y se arrepiente de haber cometido alta traición.

Los activistas de derechos humanos han denunciado la cacería de espías para frenar la fuga de secretos militares de Rusia, en medio del nuevo antagonismo con Occidente.

En la última década el presidente ruso, Vladímir Putin, puso en marcha un ambicioso programa de rearme, una de cuyas prioridades era modernizar la obsoleta Armada rusa.

En 2018 anunció el desarrollo de armamento hipersónico “sin parangón” en el mundo y capaz de superar cualquier escudo antimisiles, incluido el estadounidense.