Amnistía Internacional (AI) pidió este martes al gobierno mexicano que sea transparente con el proceso de las vacunas contra el covid-19 para que sea de conocimiento público tanto el precio como la tecnología usada por cada una de las farmacéuticas contratadas.

La transparencia es fundamental y es imprescindible para que la vacuna pueda ser producida a bajo costo en México y en toda la región“, consideró la directora ejecutiva de Amnistía Internacional, Tania Reneaum, en un comunicado difundido en redes sociales.

Por la mañana, el canciller Marcelo Ebrard anunció que la vacunación podría empezar el próximo mes de diciembre, si la autoridad regulatoria certifican las elevadas efectividades que varios laboratorios han anunciado durante las últimas semanas.

El gobierno tiene acuerdos de precompra con las vacunas de la china CanSino, de la estadounidense Pfizer y de la británica AstraZeneca, que han anunciado efectividades de 97, 95 y hasta 90 por ciento respectivamente.

Ebrard, encargado de la estrategia exterior para conseguir los antídotos, dijo que se prevé que la de Pfizer sea aprobada el 10 de diciembre por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Pocos días después, añadió, haría lo mismo la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de México (Cofepris).

Ante ese escenario, Amnistía Internacional consideró “urgente” que México publique los acuerdos que tiene con Pfizer, AstraZeneca, CanSino y otras empresas, tanto por lo que respecta al costo como a las tecnologías usadas.

Toda persona tiene el derecho de recibir una vacuna contra la covid-19 que sea accesible, segura y de calidad“, consideró Reneaum, que pidió a México “asegurar una amplia participación de la sociedad civil y comunidades en el diseño de su plan de vacunas“.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) explicó en la mañana que el secretario de Salud, Jorge Alcocer, ya “tiene listo su plan de vacunación” y que lo presentará muy pronto.

En síntesis, es inminente que, si todo sale como hemos dicho y la autoridad regulatoria considera que se pueda aprobar como esperamos que se apruebe en Estados Unidos y Europa, México estará en diciembre también iniciando este proceso“, expresó Ebrard.