El piloto mexicano Sergio Pérez, de Racing Point, que afronta su décima temporada en Fórmula Uno, anunció este lunes en conferencia de prensa que tuvo lugar en Bahrein -que el próximo fin de semana repetirá y albergará el penúltimo Gran Premio de la temporada, de nuevo en el circuito de Sakhir– que o se convierte en piloto de Red Bull en 2021 o, si no, se tomaría “un año sabático“.

Checo, de 30 años, y del que se informó hace unos meses que en 2021 no seguiría en un equipo que pasará a denominarse Aston Martin y en el que lo sustituirá el alemán Sebastian Vettel informó de que el “plan A sería correr en Red Bull, que ya adelantó que no anunciará nada hasta después del final de la temporada; y, si no fuera así, el plan B sería un año sabático”.

El bravo piloto tapatío sumó, hace tres domingos, en el Istanbul Park, su noveno podio en Fórmula Uno, al acabar segundo el Gran Premio de Turquía. Y el domingo estuvo a punto de sumar su décimo ‘cajón‘, que evitó un auténtico infortunio, ya que, a falta de tres vueltas para acabar una carrera, en la que circulaba de forma cómoda en tercera posición, quemó el motor de su Racing Point.

Si no sigo en la Fórmula Uno el año próximo quiero tomarme ese tiempo para pensar qué es lo que quiero hacer. Tengo opciones para volver a la F1 en la 2021-22, pero quiero pensarlo muy bien. Si regreso a un buen proyecto; o si ya no quiero seguir en la F1“, explicó Pérez, que se perdió las dos carreras de Silverstone (Inglaterra) por positivo en covid-19 y que, antes de abandonar en Bahrein era el único, junto al inglés Lewis Hamilton (Mercedes) -ya matemáticamente séptuple campeón del mundo- que había puntuado en todas las carreras que había disputado esta temporada.

Debido a la rotura de su motor, Checo tuvo que cederle la cuarta plaza del campeonato mundial al australiano Daniel Ricciardo (Renault), que suma 102 puntos, dos más que el mexicano, a falta de las dos últimas carreras de un certamen que concluirá el próximo 13 de diciembre en Abu Dabi.