El Departamento de Justicia de Estados Unidos no ha descubierto pruebas de un “fraude electoral” significativo que cambiaría el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, reconoció este martes el fiscal general, William Barr, en una entrevista publicada este martes por la agencia AP.

Hasta la fecha, no hemos visto fraude a una escala que pudiera haber afectado un resultado diferente en las elecciones”, dijo Barr.

Sus comentarios se producen a pesar de las repetidas afirmaciones del magnate Donald Trump de que las elecciones fueron robadas y su negativa a reconocer su derrota ante el presidente electo Joe Biden.