El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció este viernes que se reservará el derecho de reiniciar un proceso judicial por vínculos con el narcotráfico contra el exsecretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, si el gobierno no lo hiciera.

Por medio de un comunicado, la dependencia estadounidense lanzó esta advertencia, luego de que anoche la Fiscalía General de la República (FGR) desechara los cargos contra Cienfuegos, al asegurar que no encontró pruebas que lo ligaran a grupos del crimen organizado.

El año pasado, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) acusó y detuvo a Cienfuegos por estar involucrado en delitos contra la salud y nexos con grupos criminales.

Sin embargo, después de una carta de extrañamiento, el extitular de Sedena fue liberado y regresó a México sin cargos.

La FGR, a cargo de Alejandro Gertz Manero, emprendió averiguaciones, pero ayer, el Ministerio Público Federal llegó a la conclusión de que el general nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades estadunidenses.