El Nápoles, rival del Granada en los dieciseisavos de final de la Liga Europa, cayó 1-3 este domingo en su visita liguera al Hellas Verona, pese a que su delantero mexicano Hirving Lozano anotara, tras apenas nueve segundos, el gol más rápido de la historia de su club en la máxima categoría.

Apenas habían pasado nueve segundos cuando el “Chucky”, que ya es el máximo artillero del Nápoles en la Serie A empatado con Lorenzo Insigne, aprovechó un error defensivo de Federico Dimarco tras un pase largo del alemán Diego Demme y adelantó al cuadro de Gennaro Gattuso.

Su diana es además la tercera más rápida de la historia de la Serie A, tras las de Paolo Poggi en 2001 y del portugués Rafael Leao, líder gracias al gol firmado el pasado diciembre con el Milan en la visita al Sassuolo.

El equipo napolitano también tuvo opciones para ampliar el margen, pero le faltó pegada y también un poco de suerte, pues un disparo de Demme dirigido al fondo de las mallas fue desviado involuntariamente por Lozano, impidiendo a los de Gattuso encarrilar los tres puntos.

Todo cambió después ante un Verona que practica un fútbol atractivo y ambicioso y que logró la igualada gracias precisamente a Dimarco, quien se hizo perdonar el error anterior.

Ya en la reanudación, el Verona consiguió llevarse el triunfo al ritmo de su talento más brillante, Mattia Zaccagni, quien dio la asistencia para el 2-1 del checo Antonin Barak y anotó de cabeza el 3-1 que acabó definitivamente con las opciones del Nápoles.

Fue la sexta derrota del curso liguero para el equipo de Gattuso, todavía sin el español Fabián Ruiz, positivo por coronavirus, que el pasado miércoles había perdido contra el Juventus la final de la Supercopa italiana.

  • El Nápoles ocupa la sexta posición, a dos puntos de la cuarta plaza del Juventus, que vale un billete para la próxima Liga de Campeones.