Una operación policial en Palermo (Sicilia, Italia) concluyó con la detención de 16 presuntos miembros de Cosa Nostra, que, entre otros delitos, intentaron hacerse con la gestión de los paquetes de ayuda alimenticia para los afectados por la crisis económica de la pandemia.

Entre los detenidos se encuentra el jefe mafioso Giuseppe Cusimano, un punto de referencia para las familias más pobres del barrio Zen, en Palermo, indicaron los Carabineros en un comunicado.

Los 16 arrestados están acusados de asociación mafiosa, intento de homicidio, extorsión, amenazas agravadas y posesión ilegal de armas de fuego.

La investigación ha revelado el nacimiento de un nuevo clan mafioso, el de los barrios Zen-Pallavicino, dirigido por Cusimano y que ya había provocado algunos altercados como un tiroteo a plena luz del día en la zona palermitana.

Ese episodio empujó a los líderes mafiosos a tomar medidas y planificar la eliminación de algunos sujetos incontrolados. Sólo la intervención de los investigadores ha evitado nuevos asesinatos, informan los Carabineros.

Durante las pesquisas se descubrió que Cusimano se había convertido en el punto de referencia para las familias con problemas económicos del barrio Zen y que había intentado organizar un reparto de ayudas alimenticias proporcionadas por el Gobierno durante el primer encierro de 2020.

Esto confirma lo que desde hace meses denuncian los investigadores, que desde el inicio de la pandemia, Cosa Nostra busca colocarse como referente capaz de brindar ayudas a la población en busca de consensos sociales para dominar el territorio.

Además durante la investigación se comprobó que los detenidos cobraban el llamado “pizzo”, impuesto mafioso para extorsionar a los comerciantes, y que para ello no dudaban en poner en amenazar y causar daños e incendios a los locales.

La investigación reconstruyó 13 extorsiones, dos de las cuales conllevaron el incendio de los locales. Cinco de los empresarios optaron por denunciar y acudieron a los investigadores.