El presidente Andrés López presumió este lunes que en el país no hay “vacunación secreta” de altos funcionarios y puso como ejemplo que buena parte de miembros de su Gobierno han estado enfermos de covid-19, incluido él mismo.

No se ha abusado, (no ha habido) toda esta situación que se ha presentado en varios países de que hay vacunación secreta para los de arriba. Es muy importante esto“, expresó López en su conferencia de hoy.

No hay preferencia para nadie. Es evidente que nos ha dado covid a los servidores públicos del Ggbierno, del más alto nivel. Al presidente, al secretario de Marina, al secretario de la Defensa, al subsecretario responsable de la campaña contra el covid y a muchos otros“, ejemplificó.

Con estas palabras López se diferenció de otros países de la región como Perú, donde se destapó el llamado “Vacunagate“, un escándalo político de vacunaciones en secreto de altos funcionarios, o Argentina, donde fue cesado el ministro de Salud por el presunto acceso privilegiado a la vacuna por parte de allegados al poder.

López dijo que “antes todo era influyentismo” en México, pero ahora los miembros del gobierno dan “ejemplo“.

Es cuestión de esperarnos. Va a haber vacunas para todos“, dijo López, quien recordó que por ahora se está vacunando en el país a los adultos mayores de 60 años en los municipios más desfavorecidos.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, de 51 años, anunció el sábado que dio positivo a la covid-19 y que se confinó con síntomas que “afortunadamente son leves“.

La semana pasada también se contagió el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, quien se sumó a la lista de al menos siete ministros del Gobierno federal enfermos de covid-19 desde el inicio de la pandemia en México el 27 de febrero de 2020.

También estuvo enfermo durante las últimas dos semanas de enero López, de 67 años, hipertenso y reacio a usar en público el cubrebocas