El coordinador de los diputados federales del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, afirmó que el dictamen de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, surgido de la iniciativa preferente del Presidente de la República que envió a la Cámara de Diputados, significa “una regresión autoritaria”.

En conferencia de prensa virtual, sostuvo que la reforma traerá consigo cuatro problemas: tarifas más altas, pérdida de empleos e ingresos, daños al medio ambiente y litigios nacionales e internacionales.

“Hoy va a ser un martes negro. Haremos la defensa del país frente al intento de destrucción de una empresa nacional de la cual quisiéramos sentirnos orgullosos, y la quieren destruir, que es la Comisión Federal de Electricidad (CFE)”, externó.

“Todos los que han sido escuchados han dicho: ¡basta de leyes ideológicas!; no podemos regresar al museo de arqueología política del siglo pasado, ni al museo de la tecnología del siglo pasado”, abundó.

Romero Hicks, agregó que ninguna voz experta en el tema salió en defensa de la iniciativa del Ejecutivo Federal en el ejercicio de parlamento abierto que se realizó sobre este asunto.