El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, aseguró este domingo que el Senado aprobará su polémica reforma a la Ley de la Industria Eléctrica que privilegia a la empresa del Estado en detrimento de las privadas, sobre todo de renovables.

Estoy seguro, se va a llevar a la práctica, se va a ejecutar, se va a aprobar porque es para fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE)”, expresó en un evento en Zacatecas junto a Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado.

Las declaraciones de López Obrador se producen después de que la Cámara de Diputados aprobó el martes pasado su iniciativa preferente sin cambiarle prácticamente “nada”, como él pidió.

El principal impacto de la reforma es eliminar el criterio económico para despachar siempre primero la electricidad de las plantas hidroeléctricas y de combustibles fósiles de la CFE sobre las centrales privadas de renovables y al último las de ciclo combinado.

También suprime la obligatoriedad de las subastas eléctricas en las que participan privados, ordena revisar los contratos previos del Gobierno con particulares y cambia las reglas de los Certificados de Energía Limpia (CEL) para darlos a plantas viejas de la CFE.

Ahora, la reforma debe discutirse en un plazo de 30 días en el Senado, donde 70 de los 128 escaños son de los partidos de la alianza del Gobierno: el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el Partido del Trabajo (PT), y el Partido Encuentro Social (PES).

  • El mandatario argumentó este domingo que “no se le puede dar el mismo trato” a la empresa del Estado que a las extranjeras, como hicieron los Gobiernos anteriores.