La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México informó este lunes que la marcha feminista por el Día Internacional de la Mujer dejó como saldo 81 mujeres heridas entre policías y manifestantes.

Además, dijo que investiga el posible uso de gas lacrimógeno en la protesta por parte de los agentes y la participación de hombres infiltrados en la manifestación.

Derivado de los altercados de la marcha “resultaron 62 policías y 19 civiles lesionadas, de ellas 9 policías y una civil fueron trasladadas a hospitales y su reporte médico es estable”, expuso la subsecretaria de Desarrollo Institucional de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), Marcela Figueroa, en conferencia de prensa a distancia.

Agregó que la marcha convocó a cerca de 20.000 personas y fue vigilada por unas 1.700 mujeres policías.

El punto álgido de la protesta se dio en el histórico Zócalo, frente al Palacio Nacional, donde hubo enfrentamientos y para disuadir a las manifestantes la policía arrojó gas de extintores sobre las mujeres que intentaban derribar por completo las vallas para aproximarse a la casa presidencial.

En estos enfrentamientos en múltiples ocasiones las manifestantes tuvieron que despejar la zona más cercana a la valla por la presencia de gases irritantes, más allá del humo de los extintores.

Figueroa, a nombre de la SSC “negó categóricamente” el uso de gas lacrimógeno u otro tipo de sustancia irritante contra las manifestantes y dijo que se tiene evidencia videográfica de que el gas “pudo provenir de estos grupos”.

La Ciudad de México vivió una jornada de manifestaciones con gran participación en las que estuvo presente la rabia de un país con cifras alarmantes de feminicidios.

México registró 967 feminicidios en 2020, una cifra casi idéntica a los 969 crímenes por razón de género de un año antes.

Más de 10 mujeres son asesinadas al día, según ONU Mujeres, en un país que tuvo 34.531 homicidios dolosos en 2020.