La titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim), María Fabiola Alanís Sámano, afirmó que la apuesta de la llamada “cuarta transformación” es acortar los niveles de violencia estructural, histórica y cultural contra las mujeres.

Alanís Sámano señaló que a partir de esta administración, se han dado pasos importantes para acortar las brechas de la desigualdad entre hombres y mujeres.

Si logramos acortar las brechas de desigualdad, esto va a impactar positivamente en los niveles de violencia que se ejercen todos los días en contra de las mujeres”, señaló.

La funcionaria federal afirmó que sin ninguna duda los programas prioritarios del gobierno son una oportunidad para acortar las brechas de desigualdad.

Hay una dispersión monetaria mayor, hay mayores recursos en las familias más pobres, las becas Benito Juárez, el Programa Sembrando Vida, las Tandas para el Bienestar, los proyectos para el fortalecimiento de las microempresas, impactan positivamente en la vida de las mujeres”, aseguró.

75% de feminicidios, en el entorno cercano

La titular de la Conavim alertó que en el 75 por ciento de los casos de las muertes violentas de mujeres, se dan en el entorno más cercano, familiares, exparejas, pareja actual y vecinos.

Informó que en días pasados se registraron 3 feminicidios infantiles vinculados directamente a familiares cercanos a las víctimas.

Para prevenir, dijo, se necesita que las autoridades, las fiscalías, el sector salud “nos indiquen cuando una mujer ha acudido a pedir apoyo o a levantar una denuncia”.

Puntualizó que hay 357 Unidades de Atención especializada, apoyadas por el Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF), 108 módulos de Atención de Primer Nivel en Municipios con Alerta de Género, 52 Centros de Justicia para las Mujeres, 61 Refugios para mujeres, sus hijas e hijos en situación de violencia y 34 Centros de Atención Externa.