La conmemoración en Chile del Día Internacional de la Mujer concluyó con 84 detenidos, la mayoría de ellos en la capital, donde un grupo de hombres encapuchados trató de derribar la estatua de Plaza Italia y los Carabineros dispersaron la marcha, informó este martes el cuerpo policial.

Según la institución, que desplegó a cerca de 20.000 agentes en las distintas concentraciones que se celebraron en la ciudad, se registraron 75 eventos violentos a lo largo de Chile, entre ellos “saqueos a locales comerciales en el centro de Santiago”, “ataques al monumento del general Manuel Baquedano” y “un atentado incendiario a la catedral de Antofagasta (norte)”.

“Todos los detenidos por este tipo de delitos son varones, varios de ellos con antecedentes penales y policiales”, dijo en rueda de prensa el director nacional de Orden y Seguridad de Carabineros, Esteban Díaz.

Miles de mujeres con pañuelos morados y verdes, los colores del feminismo y del aborto libre, coparon el lunes en centro de Santiago en una multitudinaria marcha para reivindicar sus derechos y denunciar que la pandemia ha agravado las desigualdades de género y la violencia machista.

Por razones sanitarias, la manifestación fue menos multitudinaria que la del 2020 -que sobrepasó todas las expectativas-, y más descentralizada, pues durante todo el día se celebraron concentraciones a lo largo y ancho de Chile, desde Valparaíso o Viña del Mar hasta la lejana Isla de Pascua.

La concentración en Santiago transcurrió en un ambiente familiar y festivo hasta las 18:00 hora local (21:00 GMT), cuando la Policía irrumpió con gases lacrimógenos y camiones lanza aguas luego de que un grupo de hombres encapuchados tratase de derribar la estatua de un controvertido héroe nacional que preside Plaza Italia.

El fallido intento de tumbar la gran escultura del general Manuel Baquedano, principal líder chileno de la Guerra del Pacífico, fue criticado por las manifestantes que en coro gritaban a los encapuchados consignas como “Váyanse a su casa” u “Hoy es nuestro día”, según constató Efe.

La acción de Carabineros, que dejó escenas de gran violencia, duró cerca de media hora y, una vez replegados, la plaza volvió a llenarse de mujeres, adolescentes y niños.

“Es una lástima que violentistas y antisociales aprovechen cualquier oportunidad para cometer delitos. En algunos momentos pudimos ver que las mujeres intentaban expulsar a estos sujetos de su actividad de conmemoración, y felicitamos esa actitud”, agregó Díaz.