Tras el arranque de la impresión de las boletas del Instituto Nacional Electoral (INE) que se utilizarán en la elección del 6 de junio, la titular de la Secretaria de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, consideró que es responsabilidad de la autoridad electoral conducirse con discreción y neutralidad.

El árbitro electoral debe ser discreto, no busca el aplauso público, sino el cumplimiento de las reglas del juego. La premisa es muy clara: por definición el árbitro debe ser neutral, o no es árbitro”, subrayó.

Tras acompañar a los consejeros electorales del INE en las instalaciones de Talleres Gráficos donde se imprimirá el material electoral, Sánchez Cordero confió en que serán unas elecciones ejemplares, por su organización y por la limpieza de sus resultados.

Eso depende, en primer lugar, de los partidos políticos y de sus candidatos, así como de las autoridades electorales, el INE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación“, apuntó.

Sánchez Cordero refirió que el Acuerdo Nacional por la Democracia reafirma la obligación y compromiso del Ejecutivo federal y los ejecutivos estatales de acatar el mandato constitucional de no utilizar recursos públicos para influir en la competencia entre partidos políticos.

Es una obligación de neutralidad ante partidos y candidatos que, como secretaria de Gobernación, hoy reitero y refrendo. El gobierno de la República dará al INE, al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, a los institutos y tribunales electorales de las 32 entidades federativas, todo el apoyo que requieran para que, con pleno respeto a su autonomía, cumplan, con oportunidad y calidad, sus tareas”, aseguró.

Reiteró la invitación a sumar esfuerzos y capacidades, para que este proceso electoral sea no solo el más grande en la historia de México, sino también el de mayor participación ciudadana a pesar de la pandemia, toda vez que se están tomando todas las medidas necesarias para la protección de la salud de los electores.