El gobierno del presidente de Estados Unidos, Joseph Biden, comenzará a partir de mañana, martes, a reunificar a algunas de las familias de inmigrantes separadas por la administración de su predecesor Donald Trump.

Como primer paso, las autoridades estadounidenses permitirán la entrada para que puedan volver a ver a sus hijos a cuatro mujeres de México, Guatemala y Honduras, que en su día fueron separadas de ellos en la frontera y deportadas a sus países de origen.

Se espera que esas mujeres ingresen en Estados Unidos través de Texas y California.

Actualmente, hay más de mil familias de inmigrantes separadas, según los datos del DHS, como consecuencia de la política de “tolerancia cero” aplicada por el ejecutivo de Trump entre abril y junio de 2018 hasta que un juez federal ordenó su cancelación y exigió que se reunificara a las personas separadas.

La mayoría de las familias han sido reunificadas en los últimos años, aunque todavía quedan unas mil, principalmente porque en estos casos los adultos, la mayoría de Centroamérica, fueron deportados.

Hay separaciones familiares que se remontan a finales de 2017, mucho antes de que comenzara oficialmente esa política de Trump. Algunos de los menores que quedaron bajo custodia de Estados Unidos eran tan pequeños cuando fueron alejados de sus progenitores que apenas recuerdan a sus parientes.

Las cuatro primeras familias serán reunidas a través de un grupo de trabajo creado por Biden poco después de llegar a la Casa Blanca, el pasado 20 de enero.

En declaraciones a la prensa el domingo, Mayorkas había declarado que su equipo estaba “dedicado” a encontrar a cada familia para darles la oportunidad de volver a estar juntos.

Hay niños que tenían tres años en el momento de la separación. Hay adolescentes que tuvieron que vivir sin sus padres durante sus años de mayor formación, hay madres que huyeron de situaciones extremadamente peligrosas en sus países de origen, que han permanecido en ambientes peligrosos en México, con la esperanza de reunirse con sus hijos“, detalló el responsable migratorio.

Los grupos proinmigrantes calculan que todavía no se ha localizado a los parientes de al menos 445 menores.

Según fuentes citadas por el diario The New York Times, se espera que otros 30 migrantes entren en el país con permisos por razones humanitarias, entre los próximos 30 o 60 días.

La Unión de Libertades Civiles (ACLU, en inglés), que ha actuado de abogado de estos inmigrantes, estima que con la política de “tolerancia cero” de Trump, 2 mil 800 familias migrantes, con 5 mil 500 menores, fueron separadas.

En aquel entonces, el gobierno clasificó a los niños como menores de edad sin compañía de padre o madre, y los distribuyó por diferentes partes del país, en albergues bajo la custodia gubernamental.

Tras el anuncio, el abogado de ACLU, Lee Gelernt, apuntó que su organización está presionando para que se conceda un “estatus permanente” a esas familias, además de una compensación y servicios sociales.

Durante la campaña electoral, Biden prometió reunir a las familias separadas y calificó la política de la administración de Trump de “criminal“.